OCUPACIÓN TERRITORIAL EL – YVY-Y-MARAE-Y / “TIERRA SIN MAL”

  Es el lugar donde se pueda poner en práctica la cultura del maíz que incluye la generación de excedentes necesarios para realizar fiestas y convites, actividades relacionadas a reciprocidad, elemento fundamental para la reproducción del ser social.

La búsqueda de la “tierra-sin-mal” se constituyó en un motor ideológico, impulsor del proceso de búsqueda de espacios adecuados para la realización de su modo de vida, poniéndose de manifiesto una racionalidad económica y sociocultural
 
REFORMA AGRARIA 1953, CONTRA EL PUEBLO GUARANÍ
 
 
Esta realidad de inequidad e injusticia en la distribución y acceso de la tierra nos demuestra claramente que no se dio ninguna Reforma Agraria en la región chaqueña, menos aún una distribución de tierras a los sectores indígenas.
 
En este periodo se consolidó y legalizó la estancia ganadera pero como “forma de propiedad de la tierra”, más que como “sistema de explotación racional del suelo y los RRNN”, con el beneplácito de la Reforma Agraria.
 
DEMANDAS TERRITORIALES DEL PUEBLO GUARANÍ AL ESTADO BOLIVIANO
  
La situación del Pueblo Guarani va desde aquellas que no tienen tierra hasta las que tienen títulos pero con problemas de sobre posiciones con sus vecinos, pasando por comunidades con tierra insuficiente o de poca productividad.
 
Desde la creación de la APG en 1987, la demanda Tierra-Territorio fue la principal línea política que movilizó al conjunto de comunidades, porque el acceso al Territorio es un derecho a la vida, dignidad y desarrollo.
 
En ese marco la APG y las capitanías presentaron, en 1996, su demanda de TCO.
 
Como resultado de la movilización y negociaciones con el Gobierno, la ley INRA-1715 fue aprobada por el Parlamento Nacional en octubre de 1996. Que posteriormente fue reformulada en el 2006 incorporando criterios de redistribucion equitativa con equidad de genero.
PERSPECTIVAS DE DESARROLLO A PARTIR DEL TERRITORIO

Considerando que el territorio es un elemento fundamental para la proyección de vida del pueblo guaraní, vemos que este componente se constituye en el eje articulador de su interacción con el Estado.
Para el pueblo guaraní está claro que el concepto de territorio no equivale meramente a “tierras o predios”.
El territorio se entiende y se vive de manera integral, es decir, que abarca el suelo y el subsuelo, el aire, las aguas y otros recursos naturales, y sus relaciones con identidad y las formas de vida del Pueblo Guaraní
El territorio también es autonomía pues implica el poder de tomar decisiones en las diversas esferas de su vida como pueblo indígena con base en su propio pensamiento y sus propias opciones de desarrollo.
 
El territorio como participación se entiende, tanto en las relaciones y formas de participación internas de las comunidades, como en las formas de articularse con otros actores de la sociedad regional y nacional
El Pueblo Guarañi basa su desarrollo en el establecimiento de su propia gestión territorial en las tierras legal y juridicamente titulada donde puedan desarrollar en mejores condiciones su reproduccion sociocultural, realizando un manejo, uso y aprovechamiento racional y sostenible de sus RRNN, de acuerdo con su historia, cultura y organización.
A partir de la creación de la Asamblea del Pueblo Guaraní, la estructura por la cual se conforma esta organización a permitido descentralizar responsabilidades para con las capitanías y comunidades (1987).
CONCLUSIONES
 

La carencia de una visión política del Estado y la falta de un equilibrio en el tratamiento de un problema social, histórico, económico como es el tema del Territorio, ha generado que en los últimos años la situación se polarice en torno a las visiones de desarrollo según los sectores.
El saneamiento puede dar pasos en lo que la Reforma Agraria dejó de hacer en el Chaco. Mirar el derecho propietario de la tierra con una visión de futuro, facilitar el desarrollo de los pueblos indígenas, en base a sus propias aspiraciones y capacidades.
Dependiendo de los resultados del saneamiento asistiremos al surgimiento de diversas nuevas formas de administración y gestión territorial, que pueden servir para encarar los desafíos socio políticos en el escenario de las Autonomías Indígenas.
 

La APG bajo el enfoque de Gobernabilidad Territorial debe ser capaz de articular un proceso de construcción de su visión de desarrollo, a partir de la articulación con otros actores incidiendo en el acceso a los espacios de poder y decisión local
Los procesos de articulacion entre lo urbano y rural entendida como lo intercultural permitira a la APG consolidar la autogestion, autodeterminacion y gobernabilidad en su territorio de manera mas equilibrada.
APG consolida acceso al poder local en varios municipios, incide en politicas a favor de ellos y otros, y articula procesos de cambio entre el Estado y la OI.